Osteoporosis y Ejercicio

 

Junto con la alimentación adecuada para la osteoporosis el ejercicio constituye un pilar básico en el tratamiento de la osteoporosis. El ejercicio físico es necesario en casi todas las etapas de nuestra vida, pero en la etapa de la menopausia es más necesario todavía.

En esta etapa la actividad física regular tiene varios efectos:

– Aumenta la fuerza muscular

– Mantiene o mejora la postura

– Alivia o disminuye el dolor

–  Mejora la autoestima

– Mejora el equilibrio

– Reduce el riesgo de tener una fractura ósea

– Ayuda a mantener el peso corporal

Este ejercicio se debe personalizar dada la situación especial de cada persona que se evaluará según su estado y densitometría ósea.

Es fundamental que esté basado en un ‘’fortalecimiento muscular’’, por tanto incluiremos pesas libres, bandas de resistencia, máquinas, mancuernas… Siempre valorando la forma y las técnicas correctas para evitar lesiones y conseguir un eficiente entrenamiento.

Con relación a las actividades aeróbicas, también muy interesantes para mantener el peso, como caminar, bailar, hacer ejercicios, subir escaleras, hacer tareas de jardinería, etc. Son muy interesantes para nuestra salud cardiovascular, nuestro corazón y nuestro sistema circulatorio.

El ejercicio de nadar es muy recomendable, ya que cuando estamos dentro del agua nuestro peso se reduce en un 90% con lo que nuestras articulaciones no sufren, sobre todo suponiendo que tengamos sobre peso. La actividad de ir en bicicleta también tiene muchos beneficios por la misma causa que nuestros huesos tienen que soportar menos carga.

No debemos de olvidar el calentamiento previo al realizar ejercicio, esos diez minutos que pueda ser andando, sobre la cinta o no, o estiramientos son fundamentales siempre para evitar lesiones.

En el caso de que tengamos diagnosticada una osteoporosis de alto grado deberemos de evitar ciertos ejercicios:

–  Como los de alto impacto para evitar fracturas. Suponiendo que la persona se mantenga muy fuerte podemos recomendarle una cierta flexibilidad en estos ejercicios.

–  Agacharse, doblarse y sentadillas: Como sometemos a una fuerte presión la columna vertebral al realizar estos ejercicios, si la osteoporosis es marcada deberemos de tener cuidado en la realización de los mismos, no forzando nuestras posibilidades. Tengamos en cuenta que ciertos deportes como el golf, el tenis, los bolos, el yoga… Pueden requerir realizar estas posturas, no recomendadas si el grado de osteoporosis es importante.

Autor: redacción Salud Integrativa

Próximo artículo;  La Inflamación     –   Ir a artículos anteriores

 

________________________________________________________________________________

Espacio patrocinado por: Empower Flex 

Complemento alimenticio que apoya la salud y el bienestar para las articulaciones

Recuerda consultar SIEMPRE a tu médico integrativo.  Comprar

 

 

Nuestros patrocinadores

Nuestros patrocinadores